martes, 6 de julio de 2010

Por enésima vez









Entre voces que afirman que es una salida poco valiente, aún oigo su voz, la que me susurra el dulce sonido del silencio eterno.

4 comentarios:

  1. Cuando entramos en un bucle del que no podemos salir sólo rezamos por poder seguir nadando.


    Muá

    ResponderEliminar
  2. Y al llegar la doceába volvemos al principio.
    Y cuánto más me pierdo más me gusta y más repito.
    Y te odio un poquito más que la primera vez que te dije te quiero.

    ResponderEliminar