viernes, 10 de abril de 2009

Fantasma

A veces siento que ya me cansé de sonreír, 

y es entonces cuando mi rostro se distorsiona acentuando imperfecciones y reflejando un profundo vacío que parece no querer acabar

Los añicos de cristales yacen sobre el suelo, así como las esperanzas y el ego. Todo comieza a ser parte de un mundo subterráneo que no pretende motivar. 
Mis pies apenas pueden mantener este frágil equilibrio, y ni siquiera sé si soy digna de llamarme recuerdo.



Porque el delineador se me corre, y me transparento ante tus ojos



hasta que finalmente, me vuelvo invisible.




La inercia está empezando a pesarme...


y mucho.


18 comentarios:

  1. Si te sentís identificada como yo, sabés que esto no se puede evitar, que no se puede dejar de sentir y menos de un día para el otro. Porque nada se olvida, mucho menos de la noche a la mañana. Yo en estos momentos quisiera creer en el tiempo, aunque es algo muy indefinido. Quiero creer que el tiempo me va a dar la razón de todo ya que yo fui lo mejor para él.Y que el tiempo cure al menos un poquito las heridas. El tiempo es sabio, demasiado. Y además nos sirve para recapacitar de muchas cosas :)
    Un besito!

    ResponderEliminar
  2. Se evidencia y mucho...tiempo igual olvido, no se va a llevar presente por siempre esa presencia que una vez ocupo un lugar, ese lugar. ¿Quién sabe si alguien será la única que llorará a pesar del olvido?
    Se siente tan invisible frente a los ojos de los demás que esto no significa nada, absolutamente nada… A pesar de todo eso, alguien aun llora…

    ResponderEliminar
  3. Muchas veces me sentí invisible....Espero no volver a sentirme así....

    Gracias por pasar a saludar.... :)

    Buen fin de semana.


    Dani.

    ResponderEliminar
  4. Las soonrisas? ! Pero si las sonrisas son el complemento perfecto de la Esperanza; ninguna de ellas tiene el derecho ni las ganas de desaparecer jamás.. Son tan fundamentales como el aire que se respira.

    Saludos =)

    ResponderEliminar
  5. Increible, me encanta. Una fuerza que no se puede parar, que te hace invisible, que te hace tanbalear de tu camino.
    Te sigo amiga :)

    ResponderEliminar
  6. "me transparento ante tus ojos hasta que finalmente, me vuelvo invisible"

    A veces lo invisible, es lo que tenemos delante de los ojos. Lo más visible de todo lo que nos rodea.

    Un abrazo!=)

    ResponderEliminar
  7. Hoy me pasa exactamente eso, mucha gente me desilusiono, hoy estoy cansada de todo y de todos..
    Ya en algun momento las cosas van a mejorar, no pierdas la esperanza..
    Suerte!

    ResponderEliminar
  8. No te preocupues, sólo hay que esperar a que el duende se siente sobre tu hombro y te susurre al oido.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Sonríe aunque cansada de hacerlo, tu sonrisa refleja sueños... sueños incumplidos, con promesa de ser aprovechados y vividos...

    ResponderEliminar
  11. Hay sonrisas inevitables, como las que surgen al leer relatos tan intensos como este. Me gusto mucho.

    ResponderEliminar
  12. digan lo que digan, dejarse llevar por la inercia es un alivio

    ResponderEliminar
  13. Me encanta tu estilo....

    un saludo

    ResponderEliminar
  14. Mereces llamarte recuerdo, porque unas lineas como estas tambien lo merecen


    me encanto tu relato
    un saludo

    ResponderEliminar
  15. Siempre hay y habrá altibajos.. por ello hay que sonreirle a la vida.. seamos un recuerdo o no.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  16. Yo también alguna vez me sentí un fantasma, y creo que es inevitable sentirse así ante el trato de algunas personas. Pero no por eso creo que se olviden de mi. Sinceramente muchas veces no le di importancia a personas o sucesos pero son los que más me quedan grabados porque seguramente son los que me recuerda el error que cometí al hacerlo.
    No pienses que por que no te hacen notar que te tienen presente sos invisible.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Gracias♥ el tuyo tmb me encanto (L

    ResponderEliminar